Lo primero que se puede decir de este concierto es que fue un espectáculo bien cargado no solo del rock clásico con el que muchos nos enamoramos de esta escena, sino también de centenares de camisas negras que llenaron a reventar el Babylon club de esa amistad única que se forma dentro de un concierto de esta magnitud.

La primera impresión que dejaba al entrar al lugar al lugar y ver la tarima amplia, completamente lista, iluminada, y un sonido impresionante era esperar un evento de un nivel altamente profesional , llevado a cabo por una organización impecable en todos los aspectos, seguridad, sonido y orden de las bandas y tiempos de las mismas.

 

 

 

A esto se le sumo bandas que supieron como aprovechar la tarima al máximo y reventar cráneos desde la primer canción.

La banda encargada de comenzar la masacre fue Devastation, los cuales se hicieron cargo de la difícil tarea de interpretar los grandes temas de Metallica.

Canciones  icónicas como lo son  Enter Sandman, Master of Puppets, Seek and Destroy entre otras que hicieron temblar el recinto y hacernos entrar en calor entre coros y el  mosh pit.  Así como  dejar a muchos impresionados al ver que su guitarrista líder sea Dylan Mendez, un chico de apenas 12 años el cual interpreto todos los solos de Kirk Hammer de la mejor manera, en incluso hacerlos parecer sencillos.
La banda nos comentó en una breve entrevista que Dylan tiene ya 2 años de formar parte de Devastation y que fue invitado por Andrés Díaz (también guitarrista de la banda)  quien es su profesor de guitarra. Así mismo nos brindaron información sobre sus proyectos para este año entre los cuales destacan poder tener presentaciones en países como México y Chile, tocando junto a la banda MasaCritika. Lo cual refleja la calidad del metal nacional que cada vez abre más puertas en el mercado internacional.

 

 

 

La segunda banda en hacer arder el escenario fueron los Titanes de Arsenal con más de 20 años de trayectoria dentro de la escena nacional. Los cuales se encargaron de demoler los huesos de los espectadores amantes de los géneros más extremos del metal con su música 100% original.
Guturales desgarradores, una batería atronadora y unos riff de guitarra infernales sumados a un bajo aplastante es la mejor forma de describir el espectáculo brindado por esta increíble banda.

Con quienes también tuvimos el honor de compartir algunas palabras y nos comentaron que antes de tocar se mantenían un poco escépticos debido a que comparado con los otros grupos ellos eran el único en ser de un género más pesado, pero al final quedaron más que complacidos por la respuesta que obtuvieron de las personas. Nos comentaron además que pese a tener 20 años de trayectoria es hasta este momento que están logrando encontrar las puertas para  traspasar las fronteras del territorio nacional.

La tercera banda fue Child in time, una banda retro rock quienes se encargan de mantener viva esa esencia  del Rock clásico de los 60-70s. Una gran voz y presencia escénica increíble,  que pusieron a bailar a todos  los presentes con grandes covers de sus artistas favoritos, tales como AC/DC, Creedence, Deep Purple.

Nos comentaron que de momento son una banda de covers pero que no descartan poder hacer música original en un futuro no muy lejano. Pero si resaltaron que la esencia de la banda es dirigida hacia los covers y especialmente hacia un público biker, ya que es una actividad que tienen todos en común.

La cuarta banda en apoderarse del escenario fue Metal Cross desde Turrialba,  quienes repartieron una fuerte dosis de su original Heavy Metal clásico. Con un sonido sólido, solos de guitarra increíbles y melodías a dos voces, lograron recordar esa esencia de gran musicalidad del Heavy acompañado de canciones tributo al género como “Heavy Metal”, “Por Siempre  Rock and Roll” que simplemente hacían mover la cabeza y hacernos sentir como viajásemos en el tiempo al momento en que el heavy estaba en pleno auge.

 

 

Nos dejaron la noticia de que pronto sacaran su álbum de estudio en el cual están trabajando actualmente, y que pese a tener una trayectoria de más de 10 años es hasta ahora que cuentan con una alineación comprometida con la que pueden entonces comenzar estos proyectos de grabación y lograr abrirse un mayor camino dentro de la escena.

Volviendo  a la línea del Rock clásico llego la quinta banda Back UP Rock Band. La cual contagio al lugar de una gran energía positiva que puso a saltar y cantar a todos canciones de los Beatles, pasando por Led Zepellin y hasta la icónica The Trooper de Iron Maiden, canción la cual exploto la euforia dentro del lugar, y pese al cansancio que ya empezaba a hacerse notar dentro de algunos de los espectadores. Quienes sin importar la cantidad de horas se mantuvieron con las mismas ganas con las que se empezó.

Como sexta banda se presentó Hardon, quienes complacieron con los mejores éxitos de Ángeles del Infierno, no solo con las canciones más enérgicas como lo es “Maldito sea tu nombre”, “Con las botas puestas” o “Sombras en la oscuridad” si no que también  la gran balada “Al otro lado del silencio” la cual fue una dedicatoria especial a la esposa de un amigo la cual lamentablemente falleció meses atrás. Así mismo se debe resaltar, además de la calidad musical la increíble interacción escénica con el público.

Y para finalizar con broche de oro la séptima banda “Silence Remains” quienes dieron una cátedra de los mejores éxitos de Iron Maiden. Banda de la cual se debe resaltar la gran puesta en escena, interpretaciones de forma impecable las y una voz increíble además de un peinado por parte de su cantante idéntico al de Dickinson de los 80, así como de utilizar los mismos gestos hicieron de estas interpretaciones un deleite para el público quienes a pesar del desgaste debido a la larga jornada de la noche se hicieron sentir hasta el último segundo.

Queremos enviar un agradecimiento a Fabio Caprioni Artavia por su valiosa colaboración para cubrir este evento y a las bandas participantes por su valioso aporte!

Reportaje por Javier Siitamy Paniagua (Rock FM Costa Rica)