(Foto: biPolar Magazine)

 

Gabriela Umaña // Bajista de Dekonstructor

 

Gabriela Umaña es una chica de 34 años, oriunda de San Carlos, Costa Rica, que ha dedicado buena parte de su vida al rock. Ella es una figura muy reconocida en el ámbito local y su labor dentro de la escena metalera costarricense es digna de comentar.

 

Gaby se ha dado a conocer como la bajista de Dekonstructor (Thrash/Death metal) además de tener participación activa con otras bandas en tributos o chivos en general como invitada. Ella es la figura del metal elegida por Rock FM Costa Rica hoy y vamos a conocerla un poco más a través de esta entrevista.

 

 

 

Gaby, ¿cómo ingresas a la música? ¿Cómo se da ese paso hacia el bajo eléctrico y decís “esto es lo mío”?

 

GU: Hola Diego y lectores de Rock FM. Mi camino en la música inició a inicios de los 90’s, cuando me regalaron una copia en cassette del “Joyride”, de Roxette, además de darme mis escapadas a jugar “Petrodólares” y escuchar vinilos de Metallica con los compitas del barrio. En de 1993, tuve mi primer contacto con Guns N’ Roses y ahí me entró la fiebre por el rock, la cual fue oscureciendo cada vez más, hasta llegar en muy poco tiempo a convertirse en una adicción por el metal extremo. Es decir, pasé por GN’R, Metallica, Maiden, luego le entré a Judas, Slayer, Anthrax, Testament y de ahí directo a Benediction, Monstrosity, Carcass y Cannibal Corpse, por nombrar algunos.

Mi locura la compartía con unos primos, que en algún momento consiguieron una batería y un bajo, aunque ninguno sabía tocar, pero hacíamos ruido y nos divertíamos montones. Posiblemente cansada del escándalo amorfo, mi madre aprovechó que por ahí había una guitarra acústica y me metió a clases con un señor que cantaba en rosarios y bueno, por ahí empezamos a aprender acordes.

Ya en el cole me relacioné con compitas que compartían mi afición por la guitarra y por el rock. Todos queríamos tocar guitarra eléctrica, pero aunque mis papás me consiguieron una, las cosas fluyeron para que yo me encontrara por ahí, en una bodega el cole un bajo Yamaha, color amarillo pollito (sí, pollito) y bueno, de tocar en la estudiantina del cole (sí, fuimos a tocar a TV Mejenga) pasé a formar mi primera banda de Thrash, llamada Poltergeist, en 2001. Chiveamos bastante en San Carlos y Chepe, con una aceptación decente. Por ahí debe andar alguna grabación primitiva de esa época. La cosa es que me sentía muy cómoda con el bajo, por eso me quedé ahí. Le agarré amor al instrumento.

Principales influencias

 

¿Siempre fue el bajo tu instrumento predilecto o hubo otros antes? ¿A quiénes consideras como tus principales influencias?

Como te conté, una cosa llevó a la otra y terminé como bajista. Pero siempre me llamó más la atención que la guitarra, que es el otro instrumento que medio puedo tocar. El bajo es sumamente versátil, no solo en la forma de tocar, sino que como instrumento ha ido evolucionando mucho más que la guitarra. Su tesitura puede ser amplísima y eso lo hace aún más divertido. Además, el bajo hace que te vibre el cuerpo, es un viaje profundo. A mí me hace sentir súper poderosa.

Mis principales influencias son mi amigo Rafael Esquivel (RIP), bajista sancarleño, quien me enseñó que el bajo también puede cantar, tener alma y ser muy divertido de tocar. También están Daniel Kohkemper, actual guitarrista de Dekonstructor y bajista de Eternal, Beto Durán, de Slavón y Joseph Villalta, de Advent of Bedlam.

A nivel internacional, me influencian Steve Harris, de Iron Maiden, Alex Webster, de Cannibal Corpse y por supuesto Steve Digiorgio, de Death, Testament, Sadus, entre otros.

 

Saliéndonos un poco del tema de la música, ¿podrías contarnos un poco sobre vos, quién es Gabriela, cómo te definís? ¿Fuera del escenario qué otras cosas te apasiona hacer?

 

OK. Yo soy estudiante de Ingeniería en Sistemas, profesión que tengo más de diez años de desempeñar. Soy una mujer trans (creo que soy la primera mujer trans en la escena metal nacional) tengo casi dos años de haber comenzado mi transición y he empezado a desarrollarme como activista feminista en diversos espacios.

Amo el cine de ciencia ficción, el metal, el jazz, el blues y la música en general. Me encanta cocinar, leer, caminar. Me gusta conocer gente nueva todos los días, creo que una aprende muchísimo de la experiencia de otras personas. No soy una persona espiritual, pero tengo mucha fe en el espíritu humano, en la solidaridad y especialmente en la sororidad.

 

Dekonstructor

 

 

Actualmente estás con Dekonstructor. ¿Cómo ha sido la evolución a través de estos 3 años con ellos, qué planes tenés con la banda y en la escena metalera en general?

 

Dekonstructor ha sido, sin duda, la mejor parte de este viaje musical. Daniel Kohkemper, William Alden y Diego Arce son tres personas maravillosas, hermanos, diría yo. Nosotros comenzamos con el tributo a Death llamado Leprosy, con el cual realizamos varios conciertos conmemorativos de la muerte de Chuck Schuldiner. Danny y Will tenían montadas las canciones de Dekonstructor hacía algún tiempo y como había tan buena química con Diego y conmigo, decidimos darle una prueba a crear los arreglos de los temas originales y grabar el resto del disco. Ensayamos durante un año antes de presentar a la banda formalmente y bueno, la aceptación del público, tanto en Costa Rica como a nivel internacional ha sido impresionante. Tenemos muy buena interacción con la audiencia y eso nos hace evolucionar como músicos y como banda, para ofrecer un show cada vez más profesional.

Actualmente estamos trabajando en nuestro LP debut, aunque el año pasado debutamos con nuestro EP “Life Sucking Machines”. Los planes para este año son sacar el LP y promocionarlo todo lo que se pueda, tanto en Costa Rica como fuera del país.

 

 

¿Cómo describirías la sensación de estar sobre un escenario?

 

 

(Foto: Cesar Santos Jr)

 

Estar en el escenario es desnudar quién sos en realidad. Es hablar sin palabras, a través de cinco cuerdas. Es moverte al compás de la música, sin preocupaciones aparte de procurar que la gente disfrute lo que hacés, que capten el mensaje de tus canciones. Estar en el escenario es terapéutico, es volver a ser una niña, es encontrarme con mi núcleo y dejar que la gente me conozca en lo más íntimo.

 

¿Qué crees hace falta para que las bandas de Costa Rica puedan sonar en mercados más amplios? Ha habido oportunidades en el Wacken y otros festivales importantes, pero qué creés vos que necesitamos para que Costa Rica se posicione aún más en el imaginario metalero internacional?

 

Es importante destacar el papel importantísimo que bandas como Pneuma, Heresy, Sight of Emptiness y otras han desempeñado en la historia del metal nacional. Estas bandas han hecho conciencia de la necesidad de la autogestión en el tablero del metal internacional. Es decir, para surgir hay que mandarse valientes y perseguir el sueño de vivir de la música por algún tiempo. Hay que comer mierda para obtener grandes cosas. Para mí esas bandas son demasiado valientes y admirables, pues el lugar que tienen se lo han ganado a punta de sudor, talento y lágrimas y por eso se han fijado en ellos desde otras locaciones. En estos tiempos es más fácil establecer lazos con otras escenas, disqueras underground y promotores foráneos. Todo está en la constancia y el trabajo duro, con metas y objetivos claros.

 

Ultimas palabras

 

 

¿Algún mensaje que querás dejar a la gente de RockFM Costa Rica y quienes nos siguen a través de nuestras diversas páginas?

 

Agradecerte a vos, Diego, por el espacio y a Rock FM. A los fans de Dekonstructor les envío un abrazo enorme y la mejor vibra. El mensaje: no dejen que nadie más piense por ustedes. Cuestionen todo y no dejen las varas a medias, así les cueste muchísimo. Quiéranse a ustedes mismos, sobre todas las cosas y no dejen que nadie les pisotee los sueños, porque sólo una sabe lo que representan. La vida es muy corta como para que la felicidad propia dependa de los demás.

 

(Foto: David Rodríguez)

 

Rock FM Costa Rica agradece a Gabriela por su tiempo, los esperamos en la próxima entrega de Figuras del Metal, nos leemos familia lml

Entrevista: Diego Campos Castro // Rock FM Costa Rica.