El tributo sin tregua ni descanso.

 

Ellos son los cuatro compas que todos desean tener, son ese tipo de chavalos que transmiten vibras positivas, te invitan a la birra y te tratan como si tuvieras años de conocerlos. La charla es fluida, no ha iniciado la entrevista y ellos ya están entre risas contando sus historias como grupo, se basurean entre ellos, se devuelven los peluches y la magia sucede cuando formalmente les pregunto cómo es la historia de Funky Monks, banda nacional encargada de hacer Tributos a los legendarios Red Hot Chilli Pepers.

Por Ana Poveda

Su historia.

 

Fue en el 2015 hace  escasos tres años, en un bar celebrando el cumpleaños de Pablo Brenes, baterista de la banda  junto a Gabriel Fomorso bajista de la agrupación donde nace la idea de crear un grupo que hiciera tributos a los Red Hot Chilli Pepers en Costa Rica y encontrar a dos personas más que fueran tan fiebres como ellos para poder darle forma al concepto, es así que consiguen a Roberto Herrera guitarrista y Eduardo Doryan responsable de ser la voz de Funky Monks.

 

Ya llevan alrededor de 10 tributos realizados,- según cuentan sus integrantes-, su experiencia ha sido única y la respuesta del público ha sido abrumante para cada uno de ellos, por la gran aceptación que han tenido.

 

 

Su primer chivo se llevó a cabo en el cuartel de la Boca del Monte, según palabras del vocalista Eduardo “Fue a la carrera, sin muchísima publicidad; sin embargo logramos llenar el lugar con alrededor 150 personas y de ahí la lista empezó a crecer con más presentaciones en el  Observatorio, Fiestas privadas, e inclusive en el Puerto”.

 

Cuentan que su experiencia hasta el momento en el ámbito nacional ha sido fácil y se consideran con suerte de que sea así, ya que están conscientes de que para muchos otros grupos la cuesta es un poco más empinada.

 

Parte de esa facilidad, según comenta Eduardo es porque como solamente hacen chivos de tributo y no de covers.

 

Nosotros tenemos el sello, esa marca de un grupo en específico y no de varios, por lo que creemos es más fácil venderse en el mercado al haber escogido una banda tan particular con tantos éxitos y fans alrededor del mundo.”

 

Y es si bien es cierto los Red Hot Chilli Pepper cuentan con basta variedad en sus discografías que han hecho historia, tales como los hits de los afamados años  90 con su disco Blood Sugar Sex Magik donde se incluyen éxitos como Give It Away, Under the Bridge, Suck My Kiss, seguida por el gran éxito del año 98 con Californication.

 

De izquierda a derecha Gabriel Formoso, Bajista
Eduardo Doryan, Voz
Roberto Herrera, Guitarrista
Pablo Brenes, Baterista

 

Esto hace que sea de gran ayuda venderse a un público de diferentes rangos de edades.

Tenemos gente que viene a escuchar los éxitos de los 80s, como otro público que arrastran sus gustos ochenteros junto con los noventa que nos exigen ciertos temas infaltables en un tributo y por supuesto contamos con ese grupo de chiquillos de 20’s que disfrutan de sus más recientes éxitos”  finaliza Eduardo, vocalista de la banda.

 

 

Un poco de pimiento previo a sus tributos

Dentro de sus curiosidades,  Funky Monks, nos comparten ciertos escenarios que han sucedido a los largo de sus presentaciones que causan risa y bullying entre ellos.

 

 

Así por ejemplo Gabriel, bajista de la banda en un noventa por ciento previo a los tributos, esta de malas. Esto es porque es bastante exigente y detallista, todo debe de estar realmente bien coordinado y funcionando correctamente previo al espectáculo por lo que para él es bastante estresante llegar a las pruebas de sonido.

 

Roberto guitarrista de la banda comenta, “Una vez llegue a un chivo y se me había olvidado el afinador, no puedo ni explicar la actitud de Gabriel, ni siquiera me volvía a ver de lo indignado que estaba conmigo”.

 

El ambiente pasa a ser serio por unos momentos al compartir una historia de quiebre que tuvieron como banda tan solo 6 meses atrás cuando Pablo Brenes su baterista tuvo una complicación de salud que realmente los alarmo y creyeron que no lograría salir de ella.

 

Luego las risas retoman la mesa y aclaran, que todo salió bien, el hombre siguió con salud y por ende deciden como grupo realizar en su honor hacer un Tributo en versión acústica.

 

De inmediato Eduardo aclara, “Obviamente tenía que ser acústico porque Pablo no podía tocar la batería aún, sino hubiera sido normal” y todos se ríen de manera contagiosa al terminar de aclarar sobre dicho tributo.

 

 

 

Entre sus anécdotas más locas, Gabriel bajista de Funky Monks, toma la palabra y cuenta:

Una vez Eduardo y yo en una borrachera que nos pegamos después un chivo, nos fuimos a pegar posters por todos los postes de la calle con información del grupo y de la próxima presentación, entrabamos a los bares y le preguntábamos a la gente si les gustaba los Red Hot Chilli Peppers y si nos decían que sí, les dábamos los posters”, finaliza.

 

O bien Pablo baterista, comenta que tocando la pieza de West Side,  hizo que se había equivocado, botando un bolillo porque no se sabía muy bien esa parte, por lo que recuerda el gesto del público, ellos lo notaron y sus miradas fueron como W.T.F!!  qué le sucede a este batero de mierd#!,finaliza.

 

Roberto, guitarrista de la banda, le da un giro a esas anécdotas y lo lleva a otro nivel,

Yo en muchas ocasiones les bajaba el precio a las entradas a los compas que me decían que estaban muy caras y yo con tal de vender  las entradas, se las rebajaba y la diferencia las cubría yo”.

 

De inmediato su historia es interrumpida por un unánime AWWWWW del resto de los integrantes.

 

Entre otros temas relacionados al ambiente musical nos comentaron que son fieles admiradores de  las  bandas nacionales como Inner Stroke, Canvas, Giant Sleeper, Ghandi, Akasha, Alphabetics, Sonámbulo entre otras muchas.

 

Si tuvieran la oportunidad de rendir tributos a otras bandas de renombre internacional, serian, Iron Maiden, Black Sabat y Metallica.

 

Esa noche, ellos en escena

 

Cada uno de ellos, realmente vive ese sentimiento inexplicable por sus venas cuando están interpretando las canciones de la banda estadounidense formada en 1983.

 

Son verdaderos fanáticos a tal punto que dos de sus integrantes tienen tatuados en sus cuerpos algo referente a los Red Hot.

 

Sin embargo, verlos en escena es un deleite. Nunca se ha puesto en duda que en nuestro país existan grandes talentos, pero es mágico ser testigos de ello. Un Roberto guitarrista de la banda es como si tuviese un brazo conectado a ella, de manera tal que sus dedos fuesen una extensión al instrumento de una manera alucinante. Su público lo ovaciona y chocan entre ellos sus bebidas, mientras se dejan llevar por sus acordes en cada interpretación que son sencillamente fuera de serie.

 

Gabriel con el bajo se entrega por completo al resto de la banda, sonríe al ver la reacción del público,  al igual que Pablo Brenes baterista, quienes entre miradas comprenden muy bien lo que está sucediendo y sencillamente son cómplices de la adrenalina que se está viviendo.

 

 

 

Un Eduardo Doryan no da tregua al público, el canta, corea con ellos, abraza a Roberto, sonríe con Gabriel y se dirige al fondo del escenario a cantar con un Pablo que está totalmente a un cien por ciento entregado en alma a esa batería. Regresa al frente del escenario y todos en una sola voz corean con él la canción del momento. Sería totalmente irresponsable señalar que se escuchó más una canción que la otra, esa noche no hubo descanso, no hubo tregua.

 

Otherside, Give It Away, Under the Bridge, Californication, Snow  fueron parte del gran repertorio que esta banda nacional se dedicó a cantar de una manera exquisita a un público de más de 300 personas durante dos horas, el talento de Eduardo, Gabriel, Pablo y Roberto son verdadera apuesta de altos niveles por dar el mejor tributo a los Red Hot Chilli Pepers en nuestro país, si no me creen sigan la pista de este grupo.

 

 

 

Desde la Intimidad con Funky Monks

Pablo Brenes, Baterista

Puedo tolerar muchísimo el escuchar el reguetón y soy amante de Laura Paussini de toda una vida, tengo fotos con ella del concierto que dio este año y mi último concierto al que asistí fue al de Soy Luna en el Estadio Nacional por cuestiones de trabajo, pero debo decir que fue buenísimo”

En ese instante es interrumpido por Eduardo, vocalista del grupo con el siguiente comentario:

“Hasta aquí llego la entrevista ya perdimos todo el respeto como banda. Gracias Pablo.” 

Gabriel, Bajista

“Yo debo de confesar que estuve a punto de ir a un tributo de Maná… pero no fui!!!”.

Roberto, Guitarrista

Indica que su primera banda favorita fue Mago de Oz y que muchos de sus compañeros le ponían en mal al preguntarle sobre esas payasadas de las gaitas”….

Eduardo, Vocalista del grupo

Es productor y locutor de Relamparock radio, quienes se encuentran en WWW.MUNDOROCKCR.COM proyecto que apoya a  bandas 100% producción original y nacional.

 

Para efectos de contacto y contratación has click en la siguiente imagen