Concrete and Gold – Foo Fighters

El álbum más grandilocuente de Foo Fighters, pero para ver los inicios de este álbum tenemos que irnos al 2015 cuando Dave Grohl sufrió un accidente en uno de sus conciertos y tuvo como consecuencia una pierna rota.

Después de este accidente Dave Grohl tomó la decisión de mantenerse alejado de la música ya que aún no estaba totalmente recuperado de su lesión, pero todo cambió seis meses después ya que su amor por la música lo hizo tomar su guitarra y empezó a escribir el tema “Run” el cual marcó el inicio para que Dave Grohl retomara la práctica que había perdido y escribiendo otros temas para después mostrárselos al resto de la banda.

Después de mostrar el material a sus compañeros llegaron a la conclusión de que algo le hacía falta lo cual los llevó a contactar un productor de Pop llamado Greg Kurstin el cual es conocido por trabajar con artistas como Adele y Sia, esto representaba un reto para ambas partes ya que no eran de la misma rama musical. Greg Kurstin le dio más potencia a una canción ya potente.

Este álbum también nos trae varias sorpresas ya que por los contactos de Greg Kurstin se hicieron colaboraciones en algunas canciones del álbum, artistas como Justin Timberlake y boyz II men, incluso el reconocido Paul McCartney tuvo una participación en la batería en una de las canciones ¿Podrán adivinar cual canción se trata?

Este álbum nos abre las puertas con “T-Shirt” con un inicio algo lento, pero no nos dejemos engañar ya que de repente sorprende con un sonido más fuerte, después no muestran la primera canción creada para el álbum, “Run” canción donde podemos notar un gran diferencia la cual tiene sonidos muy fuertes y mucha energía, nos encontramos después con “Make it right” que al inicio se siente una sensación de Led Zepellin donde podemos notar la participación de Justin Timberlake en los coros. “The Sky is a Neighborhood” es una canción a lo tico podríamos decirlo, fue una canción escrita a ultima hora ya cuando el disco estaba terminado, canción que la batería y coros lentos acompañan a la voz con un estribillo memorable. “La Dee da” nos abre con un bajo sumamente saturado que nos da la impresión de que la canción no viene suave.

De momento las canciones vienen siendo muy enérgicas, pero a llegar a “Dirty Water” donde ya las revoluciones bajan al menos la primera parte de la canción porque al llegar a la segunda parte podremos escuchar un rock un poco más aplastado. “Arrows” al iniciar está canción nos damos cuenta de que apenas Dave inicia a cantar ya la hace suya y le pone su toque único.

“Happy Ever After” una canción algo más melódica donde podemos disfrutar de acordes más suaves, canción perfecta para relajarse. En la siguiente canción nos llevamos una sorpresa ya que es interpretada por Taylor Hawkins el cual llevaba tiempo sin tomar la voz principal en una canción y aquí es donde notamos la gran participación de Paul McCartney el cual logró grabarla en solo 2 tomas con Dave tocándole una versión acústica.

Y como penúltima canción tenemos a “The Line” donde podemos notar unos arpegios que nos recuerda a una época distinta de Foo Fighters. Y cerrando el álbum tenemos a “Concrete and gold” canción que el mismo Dave describió como una mezcla de Black Sabbath y Pink Floyd con un guitarra más pesado. En conclusión, un álbum que llena las expectativas donde se arriesgaron a trabajar con un productor que no se especializa en el área de rock, lo cual salió bastante bien.

“Run”